Mediante el esfuerzo combinado una montaña se transforma en piedras preciosas; la unión de corazones cambia el barro en oro

imagen1 adorno

Quién es feliz realmente

¿Quiénes son los felices realmente? ¿Los que no sufren, los que tienen cubiertas todas sus necesidades, los que tienen asegurado su futuro?

imagen2 adorno

Atentos a los mensajes de Dios

Escuchemos solícitos sus sugerencias y hagámoslo partícipe de nuestra historia

imagen3 adorno

Sólo Ama

Cuando uno ama se abren las santas arcas que contienen los pergaminos de la sabiduría de la vida. Lo único cierto que podemos conocer de Dios es su Amor, pues de lo demás podemos especular sin llegar a ponernos de acuerdo. El amor, no obstante, nos da información valiosa del maravilloso proceder de las acciones divinas y nos permite adentrarnos en su mágica dinámica y su gozosa amplitud. Quien conoce el amor mira la vida con el prisma de la renovación constante de la naturaleza, la energía radiante de las cosas creadas, la contemplación de la diversidad y la belleza de las formas, la multidimensión de los seres y su herencia sin par. El amor es sabiduría infusa y autocontenida que fluye hacia nosotros desde el universo hasta el átomo. Mantente atento a su influencia y ejercita tus sentidos y voluntad para permanecer en su caudal.

imagen4 adorno

Instante Final

Si una sola cosa pudiera yo hacer ¿cuál de todas podría ser? Contemplar en silencio el ocaso mirando al amor de mi vida recortando su silueta el horizonte. Correr y dar un salto en el aire queriendo atrapar ese instante con un grito de gozo y un brazo hacia lo alto. Acariciar a mis padres y decirles que les amo mientras yacen junto a mí. Acercarme al rostro de mi hijo estrechándolo fuerte, mientras le canto un poema antiguo de ronda infantil. Juntar mis manos a la de mis amigos y renovar el rito de las almas que se comparten. Una flor, una risa, un helado quizás. Una lágrima, una brisa, un suspiro no más. Tantos finales de película y tantos recuerdos hermosos cabalgan por mi mente sugiriéndome el instante feliz. Mas pienso que lo cierto es que cerraría los ojos y diría: "Padre Nuestro que estás en los Cielos...", y luego vendría el 'The End' o un cierre de telón. Me contento con que Dios aplauda al final.

"Un Laberinto es una casa labrada para confundir a los hombres" (Borges)


Website Security Test