Mediante el esfuerzo combinado una montaña se transforma en piedras preciosas; la unión de corazones cambia el barro en oro

imagen1 adorno

El árbol de mi padre

El árbol de la Vida de mi padre se fue deshojando cayendo hacia el suelo y deshaciéndose entre nuestras manos, como hojas de otoño. Quedó el tronco seco y frío, pero sólo es porque es Invierno y la savia se halla oculta, muy profunda en las raíces, más allá de nuestro alcance. Abracé su corteza y sin querer me ha herido, pero es la herida dulce del amor y sabrá sanar con la llegada de la Primavera.

imagen2 adorno

Amplitud del Conocimiento

Cuando se explora el conocimiento nos percatamos de que hay mucha información, más de lo que el tiempo de una vida puede abarcar, por lo que es importante priorizar el tipo de conocimiento que queremos abarcar

imagen3 adorno

Se ama lo que se conoce

Para amar algo debes conocer bien su esencia, y a veces nos basta una sola mirada para captar esta esencia. Conocer a Dios es más difícil, pues su esencia escapa a nuestra comprensión, a menos que vayamos construyendo una semejanza con Dios en nosotros mismos no es posible alcanzar un conocimiento pleno de Dios, y, por lo mismo, no va a ser posible un amor profundo hacia El

imagen4 adorno

La elección

Si uno elige Amor sin Sabiduría es como meterse en un río tormentoso, como entrar a una hoguera. Si uno elige Sabiduría sin Amor es como vivir incrustado dentro de un trozo de hielo, como existir dentro de un cuadro o una foto. La elección correcta no puede excluir a la otra, pero ambas no pueden existir al mismo tiempo, porque el Amor es Dinamismo y Sabiduría es Quietud; el Amor es Fuerza, mientras que Sabiduría es Sutileza; sin embargo, las dos se potencian y encuentran sentido juntas, sirviendo una a la otra en forma alternada. Es por eso que es importante haber elegido la 'o', porque el dolor del amor alimenta la sabiduría, y el conocer de la sabiduría entrega sentido al amor. Algunas veces amaremos y otras conoceremos. La perfección está en Conocer al Amor

"Un Laberinto es una casa labrada para confundir a los hombres" (Borges)